Gatwick-Colonia 2016



GATWICK-HAWKHURST 13/07/2016

Hawkhurst

Gatwick Hawkhurst Mapa

Una hora. Una hora parados en el aeropuerto de Gatwick, eso fue lo que tardó el avión en aparcar, atracar, amerizar o como quiera que se diga. Una hora,  unida al tiempo que tardamos en recoger las bicicletas, pasar los controles aduaneros, conseguir libras, montar las bicis…, nos hizo comenzar nuestra aventura a eso de las 12.30 h.

Salir del aeropuerto en bici fue algo así como una tortura, teniendo que recorrer numerosos tramos a pie por la peligrosidad de los accesos a dicho aeropuerto.

Cuando apenas llevábamos rodados unos 15 o 20 kms, ya era la hora de comer, por lo que nos aprovisionamos en un típico Fish&Chips de las afueras de Crawley. Así que eran las 14.30 h y aún nos quedaban 70 largos kms para llegar a nuestro destino en Ashford.

Rodar por las carreteras del sur de Inglaterra es bastante molesto, no disponen de carril bici, ni de arcén, los automóviles suelen guardar la distancia de seguridad pero no siempre.

A eso de las 17.30 h, con unos 60 kms recorridos, la luz era mínima, el cielo nublado y nos planteamos que la situación podía complicarse si se nos hacía de noche en unas concurridas carreteras sin arcén. Decidimos desviarnos al pueblo mas cercano, Cranbrook, en busca de un lugar para dormir. Cranbrook es un minúsculo pueblo de apenas unas decenas de casas, una iglesia gótica que desde un montículo domina todo el pueblo y un único y precioso hotel-taberna( digno de la película Local Hero) que para nuestra desgracia estaba totalmente ocupado.

Para colmo, comenzó a llover, y la recepcionista del hotel nos vio tan desamparados que nos indicó que preguntáramos en la iglesia por si podían dejarnos dormir bajo techo. La iglesia estaba cerrada, y ya nos veíamos durmiendo bajo la lluvia en el cementerio del pueblo. Ante tan desolador panorama, decidimos montar las luces y hacer un ultimo esfuerzo para llegar a Hawkhurst donde internet nos decía había un acogedor hotel disponible. Hawkhurst se alejaba de nuestra ruta, pero tras unos 20 kms de carreteras rurales con interminables rampas llegamos a Hawkhurst al limite de nuestras fuerzas. Por lo menos, finalizamos el día bajo techo y dándonos un homenaje en la cena que compensó todas las penurias del día.


14/07/2016 Hawkhurst- Caterbury- Dover-Calais

Canterbury
Hawkhurst - Calais

Tras un suculento English Breakfast, con sus judías con tomate( nunca pensé que podían gustarme) y un espectacular bacon ( nada que ver con el que comemos en España) , comenzamos la segunda etapa que tenía el siguiente reto, debíamos llegar a  Dover a tiempo de coger el último ferry del día, el cual nos llevaría a Calais. Tras una mañana rodando rodeados de granjas, ovejas y preciosas vistas llegamos a Canterbury. Carterbury, sencillamente alucinante.

Sus calles peatonales, su magnífica catedral, sus encantadores comercios y un ambiente festivo y acogedor que nos hizo penoso pensar que después de comer debíamos marchar hasta Dover. A eso de las 16.30 h arrancamos rumbo a Dover. Este tramo,    de nuevo transcurrió por la campiña del sur de Inglaterra, haciéndose bastante duro por sus continuas ondulaciones, en un continuo sube y baja que dejaban las piernas como un trapo.

Atardeciendo llegamos al puerto de Dover donde tras diversos trámites administrativos embarcamos en el ferry que nos llevaría de vuelta al continente.

Tras una hora y media de cómoda navegación llegamos a Calais, noche cerrada, instalamos las luces, atravesamos el barrio portuario y llegamos a nuestro paupérrimo hotel. Con la mitad de las letras del rótulo apagadas y aspecto tabernario, propio de una película de serie B, nos asignaron una minúscula habitación donde para ir al baño había que saltar por encima de las bicis( a ver quien era el guapo que las dejaba en la calle).

15/07/2016 CALAIS- BRUJAS

Calais

Calais Brujas

Tras un magnífico desayuno en una típica “boulangeríe” del centro de Calais, arrancamos la etapa mas larga del viaje. Un resplandeciente sol nos acompañó por toda la costa francesa, totalmente llana y con un cómodo carril bici, algo que agradecimos después de la experiencia británica.asado Dunquerque, paramos en un Carrefour de Bray-Dunes, donde por unos 8 euros comimos los tres. El menú estaba compuesto por unas bandejitas con pollo asado y patatas, regadas con una sublime Coca-Cola. Íbamos a continuar la ruta cuando decidimos hacer una parada en la playa de Bray-Dunes.

Las playas del norte de Francia, son inmensas, no demasiado saturadas de gente y de una arena dorada que nos causó un efecto maravilloso en nuestros castigados pies. La hora escasa que pasamos holgazaneando tirados en la arena de Bray-Dunes constituyó uno de los momentos a recordar de todo el viaje. Con mucho pesar reanudamos la etapa, entrando en un nuevo país en 3 días, Bélgica. Cuando las fuerzas empezaron a escasear paramos en un solitario bar de carretera, donde con estupor vimos en la televisión las imágenes del atentado de Niza del dia anterior, donde un camión arrollaba sin compasión la vida de 85 personas. Conmocionados, continuamos camino hasta la esplendida Brujas, habíamos recorrido nada menos que 129 kms.

 

16/07/2016 BRUJAS-GANTE

Brujas

Brujas Gante

Brujas merecía una parada. Dedicamos todo la mañana a recorrer sus calles, disfrutar de sus canales y sus concurridas plazas. Una ciudad de cuento donde disfrutar de un café mientras se deja pasar el tiempo. De los mil rincones para perderse que tiene la ciudad, destacaría el puente de San Bonifacio y el canal Dijver, dos lugares a los que no se puede parar de fotografiar una y otra vez. Después de comer la mejor ensalada cesar de nuestras vidas y un tremendo plato de pasta, decidimos reanudar el viaje hasta Gante.


El trayecto transcurre por un carril bici paralelo al rio Lys, rodeados de álamos y trinar de pájaros. Una verdadera delicia que nos acompañó hasta la llegada de Gante. Gante es una ciudad estudiantil con un precioso centro urbano medieval dominado por la torre Belfort, el campanario que es la imagen mas representativa de la ciudad. Gante estaba de fiestas y todo el centro estaba tomado por miles de personas, así que dejamos las bicis en el hotel y acabamos el día inmersos en el gentío que inundaba la plaza Korenmarkt.

 

Gante

 

17/07/2016 GANTE-BRUSELAS-LOVAINA

Bruselas

Gante - Lovaina

Posiblemente la etapa más fea que hayamos hecho hasta el momento, con un carril bici paralelo a una carretera con continuo tráfico de coches y camiones, un calor asfixiante y un paisaje monótono y aburrido. Lo único destacable fue la parada en Bruselas. Atravesar los barrios de las afueras de Bruselas es impactante, uno parece transportarse al norte de África. Es desconcertante estar en el corazón de Europa y sin embargo, parecer estar en otro continente. Bruselas, es la Babel europea, con gentes de cualquier rincón del mundo.

 

Después del atentado ocurrido el 14 de Julio en Niza, Bruselas estaba tomada por el ejército, con pilonas de hormigón que cortaban el tráfico del centro. Todo ello, con plazas y calles abarrotadas de turistas, todo un poco extraño. Después de saborear una fuente mejillones al vapor, plato típico de Bélgica, y un plato de pasta, dejamos Bruselas y volvimos a nuestro árido y aburrido camino hasta Lovaina. Lovaina es una ciudad estudiantil, ideal para disfrutar una beca Erasmus, con numerosos restaurantes, cervecerías y terrazas. Menos mal que después un día tan duro y caluroso, lo cerramos en la cervecería artesanal Domus, sin duda la mejor cerveza que nos tomamos en todo el viaje.

 

 

Lovaina

 

18/07/2016 LOVAINA-MAASTRICHT

Maastricht

Lovaina Maastricht

Otra etapa en la misma tónica que la anterior, mas gasolineras, camiones y calor. Cuando estábamos hartos de bicicleta paramos a comer en un Lidl, donde compramos una ensalada precocinada, agua, unos bocadillos y una sandia. Ese era el panorama y allí estábamos, comiendo en la calle, al sol, un poco hasta las narices de Bégica. Sin embargo, todo mejoró llegando a Holanda, donde volvió la vegetación y nos permitió entrar en Maastricht con la moral algo mejorada.  Maastricht, es una pequeña y acogedora población situada entre dos brazos del rio Mosa.


Su aspecto es sobrio, con calles no muy concurridas, pero francamente agradable. Cenamos en la plaza de la basílica de San Servasio con aroma a final de viaje, al dÍa siguiente nos esperaba la etapa final.

 

Maastricht

 

19/07/2016 MAASTRICHT- AQUISGRAN-COLONIA

Aquisgran

Maastrich - Colonia

El paisaje había cambiado drásticamente a mejor. Verde por todas partes, grandes arboledas y prados con sus vacas y todo. Lo peor es que comenzó en una continua subida hasta prácticamente la llegada a Aquisgrán, ya en Alemania, el quinto y último país de nuestro viaje. En Aquisgrán, teníamos interés en ver su catedral. En ella se habían coronado todos los emperadores alemanes y mandada construir por Carlomagno. Lo sorprendente fue ver una catedral tan al norte y con un aspecto tan oriental y bizantino. Verdaderamente bonita.

Frente a la catedral había una típica cervecería alemana, y por supuesto no podíamos dejar pasar la oportunidad de comer unas fabulosas bradwurst acompañadas de una generosa jarra de cerveza alemana. Teníamos que continuar y no podíamos suponer que la etapa se complicaría con más calor e importantes rampas que nos fueron minando hasta dejarnos las piernas inservibles. Así, llegamos con más pena que gloria al final de nuestro viaje, Colonia. La contemplación de la catedral de Colonia es sobrecogedora. Con una altura impresionante domina toda la ciudad.

 

 

Colonia es bastante sucia, grande, impersonal y desordenada, por ello, el día siguiente, que teníamos libre hasta coger el avión, lo dedicamos, como viene siendo ya una buena costumbre, en relajarnos en Aqualand, parque acuático de esta ciudad donde borramos todo el cansancio acumulado en estos maravillosos 7 días.